Echar de menos y su antídoto, las postales de amor.

Así me siento al echar de menos a la persona que amo.

Hacer postal de amor por echar de menos a la pareja.Entre la tristeza y la desgana pasan mis días cuando echar de menos a mi pareja es mi realidad.

Porque no es fácil lidiar con la rutina sin sus besos y caricias.

Aunque se que este amor a distancia no durará eternamente…

Ahora mismo me siento como si ya llevase toda una vida lejos de mi.

 

Cuando sabes que has encontrado a la persona ideal pero las circunstancias no permiten que podamos compartir nuestros días…

Solo queda pedir al cielo, que no se prolongue esta situación.

Por un amor verdadero, seré capaz de superar tantos momentos duros, enfrentándome a esta soledad.

Con dolor de corazón, veo partir a mi amor para volver a sufrir su ausencia y añorar su dulce amor.

Pulsa para compartir tu postal personalizada

Espera un momento... Estamos creando tu postal personalizada para que la puedas compartir

Ahora me doy cuenta de lo importante que eres para mi.Te quiero muchísimo!!

Product Description

     

Como sobrellevar el echar de menos.

Echar de menos en mensajes personalizados.Porque a veces las cosas no son tan malas como pueden parecer, echar de menos no es una excepción.

Y ser capaz de ver el lado positivo de lo que nos sucede es el aprendizaje de la vida.

Para sacar utilidad a las circunstancias que se interponen entre nosotros, siempre podemos enviarnos lindas postales de amor.

Con las que conocernos mejor y apoyarnos mutuamente, hacer postales para ver como nuestro amor crece.

Además aquí siempre encuentro imágenes para personalizar, para decir con mis propias palabras lo que necesito expresar.

Cada mañana le envío postales de buenos días para que sepa que es mi primer pensamiento cuando me despierto.

Y cuando me voy a la cama, siempre tengo una postal de buenas noches con la que me duermo feliz.

Para saber que mi amor me ama tanto, que casi lo puedo sentir a mi lado, velando mis sueños con un amoroso abrazo.

Solo en los momentos bajos me veo incapaz, pero trato de reponerme pronto y en positivo pensar.

Porque no hay mal que cien años dure, como decía mi mamá que sabiamente sabía por el refranero popular.

Con la imagen de un gatito triste hago una postal de amor que me sirve de desahogo para tanta frustración.

De saber que hoy tampoco podré ver a mi amor, aunque mi corazón es suyo y el suyo lo tengo yo.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Echar de menos y su antídoto, las postales de amor.”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *