Imágenes de arrepentimiento para postales con dedicatorias.

Pedir perdón con imágenes de arrepentimiento.

Imágenes de arrepentimiento para pedir perdón.Casi sobran las palabras con imágenes de arrepentimiento como ésta de un gatito con ojos temerosos.

Porque no hace falta decir nada cuando una mirada ya lo está diciendo todo.

Aunque de todas maneras, podrás pararte a pensar un mensaje apropiado para esta situación.

Y escribirlo en postales con las que pedir perdón a un amigo, a tu pareja o a quien sea necesario.

Ya que vivir sabiendo que has hecho algo mal es auto destructivo.

Por eso, nunca temas decir un “lo sientes”, reconociendo haber hecho algo con lo que no te sientes bien.

Al igual que dedicar palabras de agradecimiento, hacer postales para pedir perdón pueden no parecer necesarias.

Pero son gestos de valentía y educación que harán que te sientas mucho mejor.

Pulsa para compartir tu postal personalizada

Espera un momento... Estamos creando tu postal personalizada para que la puedas compartir

Imágenes de arrepentimiento efectivas.

Postales con imágenes de arrepentimiento.Si con imágenes de arrepentimiento de un tierno gatito no consigues el perdón de la persona a la que has dañado…

Al menos habrás hecho todo lo que está en tu mano para intentar redimirte.

Las imágenes para pedir perdón siempre tienen un aire dramático para poder reflejar mejor la amargura que se siente.

Cuando has actuado mal aunque sea inconscientemente, como seguramente sea tu caso.

Quizás sea a consecuencia de un malentendido o puede que por no pensar las cosas debidamente.

Pero una vez que el mal está hecho hay que afrontar las consecuencias dignamente, aclarando la situación.

Y no hay nada más digno que darse cuenta e intentar arreglar las cosas desde una actitud sincera.

Por eso, échale valor y regala un “lo siento” en una postal personalizada.

Con la que puedas enviar un mensaje bonito para pedir perdón con tus propias palabras.

Para demostrar que cuando te equivocas sabes rectificar sin tener en cuenta el falso orgullo y el ego.

Y así poder mostrar arrepentimiento por el daño causado con una dulce imagen.

Un gatito triste de ojos llorosos por una situación incómoda o desagradable que esperas enmendar.